La escuela de la vida: ¿Por qué viajar es la mejor maestra? Tercera parte

Viajar es instructivo. Mucho más para los niños. Al menos, esto piensa el viajero, hedonista y aventurero por excelencia Mauricio Zonis, que invita a la tercer parte de esta interesante pregunta que abre una serie de lecciones para conducir a cualquiera a abrir la mente al ritmo de un viaje. Veamos de qué se trata exactamente.

Lección acerca de conocer la jerga técnica

“Otra forma de mostrar a los niños el beneficio de una habilidad adquirida en la escuela es llevarlas a un lugar con una lengua materna diferente. A los pocos minutos de llegar, los niños aprenden que el poder comunicarse en la lengua de otra persona le hace la vida mucho más fácil. Puede ser tan simple como ser capaz de decir hola, por favor y gracias”, anima Mauricio Zonis.

“Si los idiomas no son su fuerte, los niños verán también lo que ocurre cuando la comunicación verbal no funciona… y aprender cómo utilizar el lenguaje corporal para superar estas barreras también es una enseñanza valiosa“, dice Zonis.

El especialista Mauricio Zonis sugiere que para enseñar a sus hijos algunas frases básicas lo planee un mes antes de ir – como “Hola, cuatro helados por favor” – y luego llevarlos a la práctica a nivel local.

Lección sobre el sabor de la diferencia

“La mayoría de las personas estarían de acuerdo en que la apreciación de los alimentos y un disfrute de las comidas crea un enfoque equilibrado y saludable para la vida. Cuando estamos de viaje exploramos nuevos sabores, ver diferentes técnicas culinarias y aprender de otras culturas y cómo comen juntos es invaluable“, opina Zonis. “Luego llegamos a casa y resolvemos más rápido lo que ocurre en el comedor familiar“, promete.

Lección sobre el no arrepentirse

Mauricio Zonis señala que la toma de decisiones y la capacidad de aceptar que usted tomó la decisión correcta en el momento, incluso si resulta retrospectivamente a estar equivocado, son competencias clave. “Viajar es un largo ejercicio en la ejecución de un plan: usted obtiene asesoramiento, recomendaciones, habla de ello, toma una decisión, y lo hacen“, enumera Zonis.

Los niños aprenden por el ejemplo y ver a los adultos en su enfoque de la vida tomando decisiones y por tanto evaluar el riesgo y estar dispuesto a salir fuera de su zona de confort es una gran lección. “Las cuestiones cotidianas pueden convertirse en una gran reflexión“, confirma Mauricio Zonis. Y en este caso, muy positiva.